Sobre la Red


W W W . C H I N C H E T R U . C O M

27.11.03
 
Totalitarismo contra los videojuegos

Nos enteramos de que "Amnistía Internacional pide una legislación más clara que impida el acceso de los menores a los videojuegos violentos, que son legales, pero que no se diferencian del resto, dijo Susana Fernández, de Amnistía Internacional." Nacho Escolar propone un interesante ejercicio intelectual: sustituir la palabra "videojuegos" por "libros". El resultado no puede ser más aterrador, y cualquiera pondría en el grito en el cielo por una propuesta como la resultante.

Una asociación que se define como defensora de los derechos humanos está proponiendo simple y llanamente la censura y una política claramente totalitaria por parte del Gobierno. Amnistía Internacional (AI) pretende que el Estado se introduzca en el ámbito de lo doméstico para ejercer una labor que corresponde a cada ciudadano: el control de aquello a lo que pueden acceder los hijos.

Resulta ilustrativo que no salten voces de alarma por la propuesta de AI. Es de agradecer que la única persona que se ha quejado sea alguien claramente de izquierdas, cuando desde ese ámbito político se suele tener auténtica pasión por Amnistía Internacional. Esta claro que en la sociedad española existe un muy extendido sentimiento tecnófobo. Se puede pedir la censura en cualquier ámbito de las Nuevas Tecnologías sin que nadie proteste por ello.

AI debería recordar que existe un código de autorregulación por el cual los fabricantes y distribuidores de videojuegos informan en la carátula de sus productos sobre los contenidos no aptos para menores y las edades recomendadas. Algo, por cierto, que no ocurre en otros productos culturales (hasta algunos políticos reconocen que los juegos de ordenador también tienen valor en este aspecto) y de entretenimiento como libros o comics.

El cine, la literatura, los dibujos animados y los tebeos dedicados a los niños y adolescentes siempre han estado llenos de violencia. Basta con pensar en uno de los iconos del nacionalismo francés, Asterix: un personaje que, junto con sus amigos, se dedicaba a pegar terribles palizas a sus enemigos. Sin embargo, ni a AI ni a ningún otro se le ocurriría pedir que "una legislación más clara que impida el acceso de los menores" a las aventuras del pequeño galo, con las que han disfrutados varias generaciones de niños de todo el mundo.
|
26.11.03
 
Sí es un delito

El otro día conocíamos la primera detención en España a un creador de virus informáticos, cuyo apodo es "K900". Según las informaciones disponibles, el código malicioso creado por esta persona infectó 12.000 ordenadores.

El presidente de la muy publicitada y nada representativa Asociación para la Información de Hackers (AIH), Javier Garaloces, ha salido a defender al detenido. Ha criticado que se considere delito "lo que posiblemente sea una gamberrada" y asegura que la pena pedida para K900, entre uno y tres años de cárcel, posiblemente sea excesiva puesto que "la nueva reglamentación es muy imprecisa".

Lo que Garaloces no parece entender es que una "gamberrada" puede ser un delito. Lo cierto es que el creador de virus dañó 12.000 equipos, con los inconvenientes personales, económico e incluso profesionales que eso supone para sus usuarios. No sirven aquí las excusas ofrecidas por el presidente de AIH: "Ciertos actos son muchas veces una manera de protestar contra algo que no nos gusta". Perfecto, según esta teoría alguien que haya perdido datos de su ordenador por culpa del virus creado por "K900" tendría todo el derecho del mundo a prender fuego a la casa de este último para quejarse de los daños que ha sufrido.

Sin duda la legislación española tiene que adaptarse a los cambios que implican Internet y las nuevas tecnologías, pero este caso no es así. En contra de lo que dice Garaloces la legislación española no es nada "imprecisa" en esta cuestión. El Código Penal en su artículo 264.6 establece penas de prisión de uno a tres años de cárcel "al que por cualquier medio destruya, altere, inutilice o de cualquier otro modo dañe los datos, programas o documentos electrónicos ajenos contenidos en redes, soportes o sistemas informáticos". Está claro que aquí entra la creación y envío de un virus informático.

Resulta lamentable que alguien que representa a una asociación que presume de ética salga en defensa de quien crea y difunde un virus, un comportamiento nada ético y que sí constituye un delito. Con defensores así, Internet no necesita a los tecnófobos como enemigos.
|
24.11.03
 
Internet no existe

El Centro de Investigaciones Sociológicas (CIS) ha presentado su Barómetro (en formato .doc) correspondiente a octubre. La parte dedicada a medios de comunicación incluye 18 preguntas sobre medios de comunicación. De ellas, nueve se refieren a la televisión, seis a la radio, una a comparar ambas y dos a la prensa en papel. Ahí queda todo, para el CIS Internet no existe.

Resulta lamentable que para el organismo oficial dedicado a estudiar la evolución de la opinión pública la Red no sea digna de atención. Internet es una realidad cada vez más presente en la sociedad española y para millones de personas supone una importante fuente de información, entretenimiento y formación de opinión.

Como cada vez que se presenta el barómetro del CIS, la oposición protesta por algún aspecto de la encuesta. Sin embargo, casi con toda seguridad nadie se quejará por la ausencia de Internet. Al fin y al cabo, por desgracia, en este tema todos los partidos son iguales.
|