Sobre la Red


W W W . C H I N C H E T R U . C O M

14.11.03
 
De cánones, conspiraciones e insultos

Gracias a Eduardo (antes conocido como "Teddy") Bautista me he enterado que formo parte de una "campaña orquestada por la BSA". El problema es que en la entrevista (publicada por el Ciberpaís), este personaje no explica si quienes formamos parte de esa conspiración anti-SGAE lo hacemos sabiendo que estamos al servicio de la Business Software Alliance o somos meras marionetas. Otra cosa, no me queda nada claro qué interés puede tener la BSA en que se elimine el canon de los CD.

Tanto aquí como en Libertad Digital he escrito contra el canon y no lo he hecho para defender ningún interés oculto de Microsoft, Apple y otras compañías informáticas. He actuado de esta manera debido a que creo que se trata de una medida injusta que perjudica a miles de ciudadanos que no tienen nada que ver con la copia de música. Entiendo que Bautista defienda los intereses de la poco defendible SGAE, pero se equivoca cuando recurre a teorías conspirativas y al insulto. Su entidad de gestión se ha ganado a pulso ser la peor vista por gran parte de los españoles. Eso no le da derecho a llamar "pendejo electrónico" a nadie.

Gracias al canon que "no es un canon", los consumidores españoles vamos a engordar las arcar de la SGAE en cinco millones de euros. Puesto que nos sale tan caro, lo mejor que podría hacer Bautista es callarse y no insultar nuestra inteligencia.
|
11.11.03
 

¿Fomentando? el comercio electrónico


Nadie debería extrañarse de que el uso de Internet y el comercio electrónico esté mucho más generalizado en EEUU que en la Unión Europea. Mientras que en ese lado del Atlántico el debate es si la acertada exención de impuestos para el sector se convierte en permanente o no, en esta orilla se apuesta por un proteccionismo a la antigua cuya efectividad es más que dudosa en la economía off line y perjudica a los consumidores.

Dentro del desalentador panorama general europeo, las cifras españolas son lamentables tanto por número de internautas como por proporción de estos que utilizan la Red para comprar (19,4% frente al 38% de media en la Unión Europea). Ante esto, los empresarios del e-business y el Ministerio de Ciencia y Tecnología no tienen mejor idea que gastarse 220.000 euros en una campaña pretendidamente divertida y cuya efectividad es más que dudosa, puede que incluso sea contraproducente.

Mostrar, aunque sea en plan de broma, las compras on line como un crimen no va ayudar a impulsarlas. AECE tiene todo el derecho del mundo a gastarse el dinero de la manera que crea adecuada, pero Ciencia y Tecnología gestiona dinero público y se le debe exigir que lo haga con rigor.

Incluso aunque la Estrenate.com tuviera un tono diferente, sería más que dudosa su efectividad. La existencia de sitios web y banners en los que la Administración y una asociación empresarial animan comprar por Internet no va a tener una incidencia importante sobre las cifras del comercio electrónico en España. La vía adecuada pasa por imitar lo que se ha hecho hasta ahora en EEUU: reducir al mínimo la presión fiscal sobre el sector para que los internautas compren gracias a unos precios más asequibles y así impulsar esta actividad.
|