Sobre la Red


W W W . C H I N C H E T R U . C O M

7.8.03
 
15 de septiembre de 2003, la factura del CD


-Disculpe caballero, pero en la factura del paquete de 100 cedés ha puesto usted que me cobra 17 euros en concepto de copia privada.

-Efectivamente, 17 céntimos por cien son 17 euros ¿Algún problema?

-No, mire usted, yo sé multiplicar. Lo que no comprendo es eso de "canon por copia privada".

-Ah, disculpe. Se trata de una cantidad que usted tiene que pagar a la SGAE y otras entidades de gestión por cada cedé que compre. Como usted tiene derecho a hacer una copia de seguridad de cada disco o película que compre, hay que compensar a los autores por que sólo adquiera un original en vez de dos.

-"¿Y para que voy a comprar dos veces el mismo disco? Sería estúpido. De todos modos, ¿cómo saben los de la esgae esa cuanta gente ha hecho una copia de seguridad de cada disco o película? Lo digo por lo de repartir después.

-No lo sé muy bien, pero dudo que Steven Spielberg vea un céntimo de esto.

-De todos modos, ocurre una cosa. Yo no quiero estos cedés para copiar música. Los compro de golpe, pero los uso poco a poco. Esta tarde quiero almacenar las fotos que he tomado en vacaciones y hacerle a mi hermano unas cuantas copias digitales de su trabajo de fin de carrera . Los demás los utilizaré para cosas similares y para guardar programas de software libre. Supongo que, por lo tanto, puede descontarme ese canon.

-No señor, no puedo. El canon lo pagan todo. Es lo que han acordado los señores de una asociación de empresas, Asimelec o algo así, con los de la SGAE, CEDRO, DAMA y entidades con nombres parecidos. Lo siento mucho, pero tengo que cobrárselo. Mire, llevo dos semanas explicando lo mismo a un montón de clientes que se quejan de lo que ha subido el precio de los cedés, pero no puedo hacer otra cosa.

-Entonces, si después de utilizar el cedé voy a la esgae y les pido que me devuelvan los 17 céntimos porque sólo he guardado mis fotos... supongo que me darán el dinero.

-No lo sé, puede intentarlo. Pero me temo que hacer eso es como ir a quejarse al maestro armero.
|
4.8.03
 
Enlazar no es delito

Un nuevo caso promete centrar la atención de la Internet española este verano. Me refiero al cierre cautelar de Donkeymania por orden judicial. El caso tiene todos los ingredientes para calentar los ánimos. Llega cuando ha comenzado a pasarse el susto por la anunciada y no presentada denuncia contra miles de usuarios de redes de pares -de hecho, se está a la espera de lo que pueda ocurrir en septiembre- y también tiene que ver con el P2P. Además está relacionado con la LSSI y su interpretación por los jueces. Y por último, para añadir más morbo al asunto, entre los protagonistas figuran entidades de gestión de derechos de autor.

La juez Carmen Sánchez-Albornoz ha ordenado el cierre cautelar debido a que unos vínculos podrían atentar contra la propiedad intelectual. Esto último puede ser cierto, lo desconozco, lo que sí sé es que enlazar no es delito. No lo es mientras no se tenga conocimiento de que los contenidos a los que dirige el vínculo son ilícitos. Esto no es inventado, lo establece la LSSI en su artículo 17 y lo recuerda la sentencia sobre Ajoderse.com. Sin embargo, la togada parece haber preferido ignorarlo.

Cómo si el tema de por sí no fiera calentito, la juez que ha tomado la decisión tiene alguna característica que puede sumarse a la polémica, aunque es de esperar que no le haya afectado a la hora de tomar su decisión. Carmen Sánchez-Albornoz es una destacada miembro de Jueces para la Democracia. De hecho, intervino ante la Comisión de Justicia de la Asamblea de Madrid como coordinadora de dicha organización en esta comunidad autónoma. Jueces para la Democracia es una asociación judicial que se reconoce como de izquierdas, y de muchos de sus miembros se puede decir que son personas cercanas a PRISA, un grupo empresarial muy bien relacionado con la SGAE. Sobre esta entidad de gestión no es incorrecto señalar que es un enemigo declarado de Internet y algo más: fue la protagonista de la polémica por el canon a los CD. En esa cuestión tenía un socio: AFYVE, que figura entre los que han denunciado a Donkeymania.
|